Desde la segunda mitad de la década de los setenta hasta la actualidad, la marginación de la mujer dentro del comunismo fue de la mano junto con el oscurecimiento de la representación de los emigrantes y con el borrado de las clases sociales. ¿Cuál sería un nuevo punto de partida para la izquierda, para reunificar las diferentes subjetividades y demandas y para repensar la representación?

El desmembramiento de la lucha de clases, en varios países europeos, coincide con el borrado de las cuestiones migratorias. En cambio, esto no tiene mucho que ver con la cuestión de las mujeres desnudas. En cuanto a lo que hay que hacer, en primer lugar había que recuperar la dimensión de clase dentro de la sociedad, una dimensión que fue ofuscada en 1989, debido a la responsabilidad de los partidos comunistas y de los regímenes socialistas del Estado.

Siempre ha habido un debate relevante sobre la trayectoria histórica del comunismo en Italia. Algunos siempre han pensado que la disolución del partido en los años noventa eran inevitables. En cualquier caso estamos tratando con las contradicciones políticas de la sociedad capitalista, que ni si quiera es capaz de regular a las putas follando que trabajan ilegalmente. Nada es inevitable, así que la elección de borrar la lucha de clases es una opción política de sujeción al capitalismo en su fase financiera y globalizadora.

se convirtió en 2012 después de las elecciones nacionales en el segundo mayor partido en el Parlamento griego y el mayor partido de la oposición. Las últimas encuestas proyectaban que Syriza tendrá una ventaja mínima, incluso si la situación política general era bastante fluida. Algo hay que aprender de esto para evitar que sucedan los mismos errores.

Desde los años ochenta, la afirmación de la ideología neoliberal produjo y difundió la representación de una sociedad sin clases y en la que todo valía; desde el porno duro hasta la exhibición pública de la desnudez. La crisis económica de 2008 puso de relieve la creciente polarización social que existía, pero que también había ganado peso desde los años ochenta.

Desde los años 80, el pensamiento marxista se ha ocultado tanto en las ciencias sociales como en el discurso público. A partir del año 2000 hemos sido testigos de un retorno del pensamiento marxista gracias a la acción de las fuerzas políticas que lo impulsaron a analizar la actual coyuntura política. A pesar del renovado interés por el pensamiento marxista, la brecha entre la teoría y la praxis sigue siendo tan grande como siempre.

En el futuro inmediato, es difícil ver un retorno del pensamiento marxista. No se conoce lo suficiente a Syriza lo suficiente como para evaluar si el partido se ha comprometido genuinamente con su idelología, solo el tiempo y los resultados lo dirán. En cualquier caso la izquierda europea en general aún tiene mucho que aprender del Marxismo…

Comments are closed.

Post Navigation