La Revolución Rusa de 1917 estableció las condiciones para el ascenso al poder estatal de los bolcheviques de Lenin y fue la primera vez que cualquier partido comunista llegó a esa posición tan alta, sentándose así las bases del comunismo moderno.

La revolución transfirió poder al Congreso ruso de los soviéticos, en el cual los bolcheviques tenían una mayoría. El evento generó una gran cantidad de debate político dentro del movimiento marxista. Marx predijo que el socialismo y el comunismo se construiría sobre las bases del desarrollo capitalista, sin embargo, Rusia era uno de los países más pobres de Europa, con una gran cantidad de campesinos analfabetos y una minoría de trabajadores industriales.

Cierto sector de comunistas moderados se opusieron al plan bolchevique de Lenin para la revolución socialista antes de que el capitalismo se desarrollara más plenamente, pero los bolcheviques tuvieron un exitoso ascenso al poder basado en las consignas de paz y alimentos para todo el mundo, que tocó el deseo público masivo para poner fin a la participación de Rusia en la Primera Guerra Mundial.

Lenin creó así la Tercera Internacional y envió las 21 Condiciones que incluían el centralismo democrático a todos los partidos socialistas europeos dispuestos a adherirse. En Francia, por ejemplo, la mayoría de la Sección Francesa de ellos para formar la Sección Francesa de la Internacional Comunista. En lo sucesivo, el término comunismo se aplicó al objetivo de las partes fundadas bajo el paraguas del Cominté.

Su programa exigía la unificación de los trabajadores del mundo para la revolución global, que sería seguida por el establecimiento de una dictadura del proletariado, así como el desarrollo de una economía socialista .

Después de tres años de guerra Lenin declaró la Nueva Política Económica, que era dar un lugar limitado por un tiempo limitado al capitalismo. Después de la guerra civil rusa, los bolcheviques formaron la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas o Unión Soviética, del antiguo Imperio ruso.

Siguiendo el centralismo democrático de Lenin, los partidos leninistas estaban organizados sobre una base jerárquica, con células activas de miembros como base amplia y se componían sólo de cuadros de élite aprobados por los miembros más altos del partido, así como los considerados fiables y completamente sujetos a la disciplina del partido.

Cualquier posible opositor al Partido Comunista fue acusado, declarado culpable de rebeldía y ejecutado.

Los fundamentos ideológicos de las cuestiones de la sexualidad para el sistema comunista fueron establecidos por un alumno de Freud, el profesor Aron Zalkind de la Unión Soviética. En su libro “La cuestión de la sexualidad en la sociedad soviética” publicado en Leningrado en 1926 Zalkind dice: La sexualidad sólo es admisible en una forma que promueve la sensación de colectivismo, la conciencia de clase, la actividad productiva, creativa, la civil y el deseo.

De acuerdo con las doctrinas de Zalkin, uno sólo podía tener relaciones sexuales con una pareja adecuada y preferiblemente no con frecuencia, así que se podía concentrar la energía creativa en la lucha de clases y la construcción del comunismo. Esto contrasta mucho con la filosofía comunista de algunas clases de hoy en día respecto al tema sexual, por ejemplo, el porno Español es un referente a cualquier nivel y dista mucho de la filosofía de Zalkin, sin embargo hemos avanzado mucho desde aquellos tiempos afortunadamente. Ha pasado exactamente lo mismo en este aspecto con el porno Mexicano puesto que ha habido una auténtica revolución, en este sentido España y México son dos países con mucho arraigo y con mentalidades muy parecidas en cuanto a política se refiere, así que la apertura en ambos países ha ido casi de la mano.

Hubo muchas exposiciones propagandísticas oficiales de países socialistas en los años 1950 y 60 y reflejaban la realidad cotidiana pero con aspectos eróticos. ¿Cuáles fueron los métodos del sistema socialista para intentar controlar la sexualidad de las personas?, ¿cómo intentaron por ejemplo influir en la sexualidad femenina?, ¿qué pensaban acerca de la institución del matrimonio, las relaciones extramaritales, las actividades sociales como fiestas y vida nocturna?, ¿cuál fue la respuesta de los involucrados?…

La imagen de la familia feliz sonriendo en folletos coloridos de propaganda oficial contrastaba muchísimo con la realidad de la vida privada en aquella época. Este intento de controlar al país dio pie a que la sexualidad se convirtiera en un vicio inconfesable, un tema prohibido y un tabú, por lo tanto el sistema logró su objetivo al menos “de cara a la galería”.

En cualquier caso las fuentes tan diversas como fotografías privadas, historias de vida, arte underground, y anécdotas personales, demuestran que existía una sexualidad sorprendente con gran variedad de expresiones y muchos de esos documentos nos recuerdan a ciertas portadas de porno Americano que perfectamente podemos ver hoy en cualquier videoclub.

Era un sistema totalitario, las estructuras de poder del Estado establecían sus códigos semánticos con el fin de controlar la sociedad, pero, por otro lado, la gente desarrollaba sus propios códigos privados de lenguaje y comportamiento, cuya función era evitar ser controlados e intercambiar sexualidad prohibida. La vida bajo el comunismo se separaba pues en dos esferas, la pública y la privada, así que la sexualidad se encontraba en dos planos diferentes pero relacionados entre sí.

En la versión multimedia de exposiciones actuales de aquella época, las imágenes se complementan con vídeos, obras de arte contemporáneo, artículos de colecciones privadas, álbumes de familia, fotografías privadas, vestidos provocativos y ropa interior que se confeccionaba en los países comunistas de los años 20.

Os dejamos con un breve pero interesante documental sobre el Marxismo y el Comunismo para que os informéis un poco más sobre sus políticas.